AMJ ABOGADOS

El contrato fijo – discontinuo

El contrato fijo – discontinuo

El contrato fijo-discontinuo surge de la necesidad de la empresa de tener a empleados solo durante unos meses concretos del año. En los meses de inactividad el trabajador puede cobrar el paro o buscar otro trabajo. Cuando la actividad vuelva a reanudarse, el trabajador volverá a la empresa.

En qué consiste

Como su propio nombre indica el contrato fijo-discontinuo es:

Fijo: lo que le otorga estabilidad.

Discontinuo: se trabaja por temporadas.

La jornada de los trabajadores fijos discontinuos podrá ser parcial o completa. En el contrato se deberá indicar la fecha de comienzo y fin del contrato. Si se desconoce la fecha en la que finaliza el contrato, se deberá indicar una aproximada.

Para la empresa, este tipo de contrato es beneficioso, ya que solo deberá pagar a los trabajadores los meses que los tenga contratados. Al ser fijos, no necesita renovar la plantilla cada vez, teniendo empleados que ya conocen el funcionamiento de la empresa y su puesto.

El trabajador fijo-discontinuo percibirá el mismo salario que otros compañeros que sean fijos en la empresa. Su cotización a la Seguridad Social tendrá las mismas condiciones que si fuese un trabajador indefinido.

¿Y si la empresa no reclama a algún trabajador?

Si un trabajador con un contrato fijo-discontinuo, no es reclamado por su empresa llegados los meses en lo que debería estar trabajando, será entendido como un despido. Por ejemplo, si un trabajador suele incorporarse al trabajo en septiembre y se acerca octubre y la empresa no se ha puesto en contacto con él, deberá intentar ponerse en contacto con la empresa. En caso de no obtener una respuesta clara, deberá interponer una papeleta de conciliación por despido improcedente.

Conclusiones

El contrato fijo-discontinuo permite al empresario ahorrarse una plantilla durante los meses de menos actividad y al trabajador combinar varios trabajos o alternar épocas de mucho trabajo y descanso cobrando el paro.

Los trabajadores están protegidos y cuentan con las mismas condiciones laborales que un trabajador indefinido.

Sin embargo, si lo que se necesita es una seguridad laboral durante todo el año, no es el más recomendable.

Os recordamos que podéis leer este y otros artículos similares en www.abogadium.com. Si os quedan dudas, podéis dejar vuestros comentarios más abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *