La inteligencia artificial en los despachos de abogados

Inteligencia artificial

La inteligencia artificial en los despachos de abogados

Puede que los abogados hayan sido de los últimos gremios en empezar a formar parte de las redes sociales, sin embargo, en los próximos años van a ser los protagonistas de una revolución industrial gracias a la Inteligencia Artificial.

Adaptarse a las necesidades de los clientes es vital para la competencia entre abogados: minimizar el tiempo de respuesta, asesorar con total certeza y precisión o llevar una gestión interna del despacho de forma eficaz son tres de los aspectos donde la IA jugará un papel muy importante.

ROSS El primer robot abogado

¿Te imaginas hacer una pregunta legal y obtener una respuesta concreta? Hasta ahora, existían bases de datos donde buscar respuestas que en ocasiones se contradecían unas a otras. Gracias a IBM y su robot Ross se acabó el perderse en un listado de documentos, ahorrando tiempo al despacho y costes a nuestros clientes.

Ross está programado para aprender sobre leyes y sistemas de diferentes países, así como de las noticias y los casos que se le presentan. Incorpora a su base de datos en tiempo real todas aquellas sentencias que hayan sentado jurisprudencia por lo que siempre está  actualizado para dar la respuesta correcta.

Thought River

El software Thought River es una herramienta creada para revisar contratos mediante un patrón de palabras. Su misión consiste en determinar qué contratos contienen errores o riesgos que deben ser revisados por abogados especialistas.

Lex Machina

Lexis Nexis ha desarrollado una aplicación que, al contrario de las otras dos, no sirve para ahorrar tiempo en búsqueda de información sino que gracias a sus algoritmos permite al abogado obtener un seguimiento de los fallos de los jueces ante determinados casos.

Resulta evidente que la aplicación de la Inteligencia Artificial en los despachos de abogados supondrá una mejora en la gestión del tiempo y los recursos y también minimizará errores. Por ahora, lejos de pretender sustituir el trabajo de los abogados, con estas herramientas lo que se pretende es agilizar trabajos repetitivos y de bajo valor.

¿Y vosotros? ¿Pondríais a un robot en vuestra empresa que os ayudase con las bases de datos y analizase vuestros casos? Esperamos vuestras respuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *