Subrogación de trabajadores

!

Subrogación de trabajadores

En tiempos de crisis muchos empresarios se ven forzados a cerrar sus negocios o venderlos a empresas más grandes. Cuando esto último ocurre los trabajadores sufren la incertidumbre de saber qué pasará con sus puestos de trabajo y si sus condiciones laborales se verán modificadas.

En el siguiente artículo vamos a explicar las posibilidades que pueden surgir para los empleados cuando se produce el cambio de titularidad de la empresa para la que trabajan.

1. Qué implica el cambio de titularidad de la empresa

Según el artículo 44 del Estatuto de los trabajadores que habla sobre la sucesión de empresa:

“El cambio de titularidad de una empresa, de un centro de trabajo o de una unidad productiva autónoma no extinguirá por sí mismo la relación laboral, quedando el nuevo empresario subrogado en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social del anterior, incluyendo los compromisos de pensiones, en los términos previstos en su normativa específica, y, en general, cuantas obligaciones en materia de protección social complementaria hubiere adquirido el cedente.”

Esto significa que pueden ocurrir tres cosas:

  1. Que los trabajadores conserven sus puestos de trabajo en las mismas condiciones laborales que hasta ahora y no se vean afectados en nada.
  2. Que se produzcan cambios sustanciales que afecten a los trabajadores y sean despedidos cobrando una indemnización.
  3. Que sea el propio trabajador el que decida marcharse causando baja voluntaria (sin derecho a paro ni a indemnización)

2. Proceso de información y cambios

Los trabajadores deberán ser informados del cambio de titularidad con antelación. Los empresarios pueden informar a los representantes de los trabajadores o a éstos directamente de:

  • La fecha del traspaso
  • Los motivos que han llevado a este cambio
  • Los cambios que se vayan a llevar a cabo en la empresa que afecten a los trabajadores directamente.

Los cambios mencionados en el tercer apartado deberán ser aprobados por los trabajadores. Si no es posible llegar a un acuerdo, el trabajador podrá pedir la rescisión de su contrato.

Existen una serie de cambios en las condiciones de trabajo que se consideran “sustanciales”. Modificaciones en las que el trabajador se ve tan afectado por la nueva medida que le es imposible seguir con su contrato laboral: reducción en la jornada de trabajo, reducción de salario, traslado geográfico, cambio de horario o trabajo por turnos…

Por lo tanto, si se produce uno de estos cambios “sustanciales” el trabajador tendrá derecho a rescindir su contrato con una indemnización de 20 días de sueldo por año trabajado.

Esperamos que el artículo haya sido de vuestro interés. Esperamos vuestros comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *