La implicación personal en el trabajo

La implicación personal en el trabajo
Una de las cosas que más me ha costado de la profesión es la separación de lo profesional de lo personal o emocional. Es muy difícil cuando defiendes por ejemplo a un trabajador que puede perder el empleo y con ello sus ingresos no implicarse emocionalmente. Sin embargo el tiempo me ha enseñado que una excesiva implicación es negativa, pues te impide ser imparcial a la hora de dar consejos y defender con el rigor necesario al cliente.
De todas formas, el asunto es como los nervios ante un juicio, están allí pero se controlan. Se pueden controlar emociones y sensaciones. Requiere ser consciente de ello.
Para todos aquellos interesados en la figura de la acusación particular y la pérdida de esta condición en un procedimiento, extremo no regulado en la normativa española, recomiendo leer el artículo de El Confidencial de Jorge Alexandre González del día 23 de abril de 2016. http://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2016-04-23/la-revocacion-de-la-condicion-de-acusador-en-el-proceso-penal-espanol_1188808/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *